El deporte femenino, el bulling o el tráfico de drogas, temas candentes que se proyectaron en el Programa Nacional del Festival Internacional de Cine de Almagro

El deporte femenino, el bulling o el tráfico de drogas, temas candentes que se proyectaron en el Programa Nacional del Festival Internacional de Cine de Almagro

La noche del sábado 31 de julio el Teatro Adolfo Marsillach (Espacio Calatrava) de Almagro acogió, un año más, el Programa Nacional del Festival Internacional de Cine de Almagro, un evento en que 10 obras compiten por el premio de Mejor Cortometraje español de 2021.

En el programa estuvo presente Santiago Trullenque, productor del cortometraje Azul, que recalcó la ilusión de parte de todo el equipo porque Almagro ha sido el lugar elegido para proyectar el estreno mundial de Azul. El cortometraje cuenta la historia del combate que tiene que librar la protagonista Iris Alejandro, luchadora profesional de Muay Thai, tanto en el ámbito deportivo como en el personal. Según Trullenque: “Somos soldados del cine, pertenecemos a la trinchera y no la podemos abandonar. Sabemos que es una carrera de fondo y requiere mucho sacrificio, como la protagonista de nuestro corto”.

Rubén Guindo, director y co-guionista del cortometraje Cómplices, expresó que “cada selección es un regalo y un premio para nosotros, fue una alegría total poder haber sido seleccionados en este festival. Merece la pena fomentar este tipo de espacios y sobre todo con gente tan joven que está haciendo este increíble trabajo desde el corazón”. Cómplices es la historia de una niña de 15 años que sufre diariamente bulling desde los 8 a los 15 años, una tortura agravada por la situación familiar y económica de sus padres, todo reflejado en la personalidad de la menor.

El coordinador del proyecto de la Fundación Abogacía Española y representante del cortometraje Mula, Francisco Segovia, hizo hincapié en la idea del film: la prevención del delito del tráfico de drogas en el extranjero y las consecuencias que acarrea. “Queremos enfocarnos en ese colectivo que puede reincidir en ese delito y que a través del cortometraje tengan un elemento de disuasión para no volver a caer en este crimen”, manifestó.

El resto de directores y productores de los cortos del Programa Nacional quisieron dedicar unas palabras tanto al festival como a los espectadores del evento, como fue el caso de Begoña Arostegui, directora de Yo, un corto de animación en 2D: “Estoy muy contenta de que haya sido seleccionado por el Festival de Almagro. Muchísimas gracias al festival, es una pena no haber podido ir a presentarlo allí, pero me toca trabajar aquí en Madrid. Yo se basa en un relato original del escritor austríaco Arthur Schnitzler y mezcla un poco los recortes de fotografía con el dibujo. Espero que os guste”.

Por otra parte, los creadores y realizadores del corto A dos metros de distancia, Alfonso Rodríguez y María Díaz Mejía, agradecieron la selección para el cuarto Festival Internacional de Cine de Almagro: “lamentamos mucho no poder estar allí con vosotros y vosotras, pero esperamos de corazón que disfrutéis mucho de este trabajo”.

Juanfran Jacinto y Carla Pereira, directores de Metamorphosis, no quisieron desvelar de qué trataba el corto, ya que “queremos que lo veáis vosotros, que nos digáis de qué va, ¡si es que os enteráis! Esperemos que os guste mucho, tanto como a nosotros hacerlo”.

Los otros cuatro cortometrajes que se proyectaron a lo largo del programa fueron Homeless home, de Alberto Vázquez; Overbooking, de Álex San Martín; El baile del estornino, de Bárbara Fernández y Réplica, de Álvaro de la Hoz.