Aceite "Almagre” recibe el premio Gran Selección de Castilla-La Mancha como mejor aceite de oliva virgen extra de la región

Aceite

El Auditorio ‘Pedro Almodóvar’ de Puertollano ha sido el escenario de entrega de los Premios Gran Selección de Castilla-La Mancha, los premios más antiguos de Castilla-La Mancha con 32 años de trayectoria.

El Premio Gran Selección 2021 al mejor aceite de oliva virgen extra de calidad diferenciada, ha sido entregado a la marca ‘Almagre’, de Petra Villaescusa Arreaza y Miguel Valencia Rabadán, de Almagro, un aceite de producción ecológica.

Onda Almagro ha hablado con uno de sus gerentes, Petri Villaescusa que ha mostrado su alegría, “un premio que nos ha hecho mucha ilusión porque es de tu tierra, de tu región”

Castilla-La Mancha cuenta con cuatro denominaciones de aceite de oliva virgen extra, un producto en el que somos la segunda potencia nacional. Almagre ha sido elegido por su calidad diferenciada y su apuesta por el desarrollo sostenible, como producción ecológica.

El aceite almagreño cuenta con más de una veintena de premios en sus siete años de vida. El proyecto arrancó en 2014 como un reto personal de este matrimonio para cuidar a su familia con producto saludable y de calidad. Desde entonces, cada año, Almagre recibe el reconocimiento a nivel nacional e internacional. Los últimos, de este 2021, los Premios Mezquita 2021 de Córdoba, Gran mezquita oro, y Maestro de Almazara. Además, se han posicionado entre los 100 mejores aceite del mundo de concurso EVOOLEUM, con una puntuación de 90/100.

En el acto de entrega de los premios Gran Selección en su trigésima segunda edición, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, destacó todos los productos premiados por su calidad diferenciada “son nuestra mejor tarjeta de presentación en el mundo, donde, año a año seguimos conquistando mercados y consumidores. Solo en el sector del vino, hemos llegado en el primer cuatrimestre de 2021 a 124 países”. Y es que los alimentos, son los que “vertebran nuestra tierra” haciendo de Castilla-La Mancha la “región que custodia la esencia de nuestra Dieta, la Mediterránea”.

En esta XXXII edición, se han recibido 553 muestras a las diferentes categorías, lo que ha supuesto un incremento de un 3% en el número de muestras totales presentadas con respecto del año anterior.

La mayoría de las catas se han realizado en Ciudad Real, en la sede del Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal de Castilla-La Mancha (I R I A F) en Tomelloso, salvo la de miel que se realizó en Guadalajara, en el Centro Agrario de Marchamalo, la del cordero que fue en Albacete, en la sede de la Fundación del Consejo Regulador del Cordero Manchego, y la del aceite de oliva, en el panel de cata de la Fundación DOP Aceite Montes de Toledo. Para la elección de los ganadores, se ha contado con 85 catadores expertos acreditados, 45 de ellos para las catas de las muestras de vino, participando catadores de la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha en algunas de estas catas, como ha sido el caso de las de queso y vino.